San Pedro Poveda

Nace en Linares en 1874. Se ordena sacerdote en Guadix en 1897. No se encierra en el Guadix próspero, sube a los cerros -las cuevas- donde grupos desfavorecidos viven en aislamiento social.

Para evangelizar, mira a la persona en su integridad, se preocupa por dar de comer, vestir, educar. Crea en 1902 las Escuelas del Sagrado Corazón. Pero se ve obligado a salir de Guadix por conflicto con quienes ven en su labor una amenaza.

Llega a Covadonga como canónigo de su Basílica en 1906. Otea la realidad de España marcada por desigualdades y pobreza educativa. También por la amenaza constante a la educación cristiana desde posturas excluyentes. Dialoga con expertos y estudia. Reflexiona y diseña una Institución Católica de Enseñanza formada por maestros seglares que se inserten en la escuela pública y vivan su fe y su labor de modo integrado, atrayente, comprometido.

Entre 1911 y 1914, apertura de la primera “Academia”, centro de apoyo para la formación de maestros y maestras en Oviedo, primera “Academia-Internado” en Jaén dirigida por Josefa Segovia, así como en otras ciudades de España.

En 1924 recibe la IT aprobación eclesial del Papa Pío XI. Josefa Segovia es su directora general desde 1919.

Poveda anima y orienta la formación de las mujeres que van acercándose a su Obra. Un grupo viaja a Chile en 1928 y comienza la expansión internacional.

Muy atento a la vida eclesial y social de la España de su tiempo, Poveda declara que la no violencia, la mansedumbre, es la actitud que el momento exige. Al estallar la guerra es detenido en Madrid y fusilado.

Canonizado por Juan Pablo II en 2003, su fiesta es el 28 de julio, fecha en la que entregó su vida como mártir de la fe.