Teresa de Jesús

Pedro Poveda nombra a Teresa de Jesús como titular de su obra desde el comienzo, en 1911. Él encuentra en la Santa una mujer inspiradora, maestra de vida y de valores cristianos que atraen por su fuerza y autenticidad a quienes quieren vivir impregnando al mundo de la experiencia de un Dios que es amor.

En los Estatutos se destaca que “la IT se acoge a la titularidad de Santa Teresa de Jesús buscando en ella la inspiración de una vida plenamente humana y toda de Dios”.

Como Teresa, Poveda tiene en la oración su única fuerza y propone que la Santa sea compañera en las búsquedas de los miembros de la IT. Oración centrada en Jesús, en el Evangelio, diálogo de amistad que conduce a amar a las personas como “amigos fuertes de Dios”.

El “espíritu teresiano”, un talante inconfundible hecho de humanidad, generosidad, amabilidad… simpatía, son rasgos que se piden a los miembros de la IT para su tarea educativa, para la vida familiar y de los grupos, para estar en el mundo, para evangelizar.