Imprimir esta página
Viernes, 28 Junio 2019 11:34

Formar y prevenir, respuesta del laicado ante los abusos

VATICANO

El encuentro anual del Dicasterio para los laicos, la familia y la vida con representantes del laicado ha tenido este año como tema la “Prevención de los abusos sexuales: compromiso de las asociaciones y movimientos eclesiales”.

farrelletghisoniCarmen Serrano, psicopedagoga experta en el tema, miembro de la Comisión buentrato y Laura Vaccaro, fiscal, miembro de la comisión asesora para el buentrato, han representado a la IT en este foro en el que se buscaba implicar a las asociaciones y movimientos laicales en la erradicación de este problema trágico y en el trabajo global para la creación de espacios intraeclesiales y sociales sanos, sin abusos.

Punta de iceberg

Al comenzar las sesiones, el cardenal Kevin Farrell, que preside el Dicasterio subrayó la urgencia con la que el papa Francisco “pide que actuemos, en todos los contextos sociales y eclesiales, saliendo a la luz, mirando a la cara a esta realidad, con transparencia, llamando a las cosas por su nombre con valentía, acometiendo la purificación necesaria y poniendo a punto medidas de prevención”.

En varias ocasiones se dijo que estamos solo ante la punta del iceberg de una realidad -los abusos- que es eclesial, pero sobre todo social. También se señaló cómo el silencio y el ocultamiento cómplice la han hecho crecer y expandirse.

En el desarrollo de la intensa jornada, celebrada el 13 de junio en la curia de los jesuitas en Roma, intervinieron además del cardenal Farrell, la subsecretaria del dicasterio, Linda Ghisoni, el responsable de su departamento jurídico, Philip Milligan y el jesuita Hans Zollner, presidente del “Centro para la protección de la infancia” y director del Instituto de Psicología de la Universidad Gregoriana.

Tanto a través de los ponentes como en un espacio específico, se escucharon además en la sala testimonios de víctimas de abuso. Atender, escuchar y acompañar a las víctimas fue una de las necesidades que manifestaron reiteradamente.

farrellyjesuitaEl poder propicia el abuso

Linda Ghisoni, partiendo del testimonio de tres mujeres abusadas, señaló la trama de poder que esconde el abuso y se detuvo también en los efectos espirituales de las relaciones abusivas a menudo sufridas durante años por las víctimas.

El desafío para las organizaciones laicales, señaló Ghisoni, es “crear ambientes saludables, de servicio verdadero y gratuito al Señor y al Evangelio; se necesita información, procedimientos transparentes; invertir en una educación adecuada a nivel afectivo y sexual; es necesario también repensar las estructuras”.

En este sentido, se refirió a situaciones en las que todavía se observan en los grupos laicales estilos autoritarios donde no se cuenta con la persona y donde más fácilmente surgen los abusos. “La responsabilidad eclesial que nos ha sido confiada, -dijo- nos exige estar atentos, no ser ingenuos, prevenir, establecer relaciones sanas y libres, no de sometimiento”.

participantes vaticanLa persona vulnerable

Philip Milligan, responsable de la Sección Jurídica del Dicasterio, mostró cuáles son los instrumentos jurídicos que posee la Iglesia para tratar los casos de abusos sexuales de menores y personas vulnerables. Se refirió en particular al reciente Motu proprio Vos estis lux mundi (Docuento papal Vosotros sois la luz del  mundo, del 7 de mayo 2019) para explicar la definición de “persona vulnerable” formulada por el Papa Francisco, que considera así a las personas que “incluso de manera ocasional” están limitadas en su capacidad de comprender o querer o incluso de “resistir a la ofensa”.

Por la tarde, el jesuita Hans Zollner, hacía un llamamiento a tomar en serio el desafío educativo para la prevención adecuada que proteja a los más pequeños y vulnerables del crimen del abuso sexual. ¡La formación funciona! -dijo enfáticamente. Presentó un amplio panorama de lo que la Iglesia está haciendo para afrontar este flagelo; respecto a las asociaciones, están obligadas a tener en cuenta la legislación del lugar donde viven y trabajan, empeñándose en la prevención. No debemos repetir errores del pasado y aprender unos de otros, subrayó también.

Los responsables de dos asociaciones que se han enfrentado a denuncias de abuso en su seno compartieron el proceso vivido, y la experiencia y enseñanzas que han extraído de estas situaciones.

La jornada fue presentada y moderada por Giovanni Buontempo, responsable del Departamento de Relaciones con los Movimientos y Asociaciones, quien les urgió a ser parte activa en el proceso de sensibilización de todos los fieles sobre este tema, aprovechando sobre todo la red de relaciones entre grupos y familias para informar, formar y prevenir.

Texto: R. Marín con informaciones de C. Serrano.
Fotos: Dicasterio para los laicos la familia y la vida.